Decálogo de una madre primeriza

Después de, ay madre, casi 10 meses de maternidad, me veo en disposición de escribir un decálogo que puede resultaros interesante, divertido, o todo lo contrario ;P A mí seguro que me viene bien recordar, algún día, todas las cosas que nos han pasado desde que nos quedamos embarazados. Este decálogo resume mi experiencia como madre primeriza. No obstante, la tuya puede ser totalmente diferente.

decalogo_madre_primeriza

1. Duerme todo lo q puedas antes de que la criatura venga al mundo. EN SERIO. Deja de ponerte a pensar en su cuartito, en la ropita o en cómo será el gran día, en lugar de dormir. Porque todo se resolverá en su momento, pero las horas de sueño perdidas nunca volverán.

2. La lactancia materna no es fácil. Ni su proceso, tan natural como yo imaginaba. Puedes ser de esas a las que sus bollitos se les enganchan con una facilidad increíble. Pero, por lo general, hay que enseñarles a engancharse y a comer. A comer, sí; porque los primeros días se quedan adormilados y ese no es el objetivo. Hay que acariciarles el talón o incluso darles unos suaves golpecitos mientras ellos maman, para que no caigan en los brazos de morfeo.

3. Pasa de los comentarios de los demás. Y no solo de terceros lejanos, también de los de tu propia hermana. Si es lista -y tb ha sido madre- ella misma te dirá: “Yo hice esto, pero tú haz lo que te salga de ahí”, que es lo que me dijo la mía.

4. Los bebés comen, duermen y cagan. Y no hay mucho más durante las primeras semanas (o meses).

5. Tras el parto, el pelo se te cae. Y MUCHO. Olvídate de tu melena fuerte y brillante y ten a mano el teléfono del fontanero, para que vaya a desatascar tus tuberías. Un horror. Peeeero tranquilidad, porque el pelo vuelve a nacer. A partir del tercer mes de haber dado a luz, pequeños pelitos irán haciendo acto de presencia por toda tu cabeza. Tened a mano productos antiencrespamiento 😉

6. Eso de que cuando estás embarazada hay que comer por dos es un mito. Pero oye, si puedes, ¡hazte feliz! Tu cuerpo y tu bebé te lo agradecerán. Yo tuve la suerte de no tener diabetes gestacional, ni cogí muchos kilos, así que si me apetecía cualquier capricho bañado en chocolate, cosa que ocurría a diario, pues me daba permiso. Intentaba compensar caminando mucho y bebiendo mucha agua.

7. El síndrome del nido es VERDAD. Piensas cómo ordenar cosas, las ordenas, rectificas el orden y vuelves a pensar. Y así una y otra vez, hasta que alguien -el buenpadre- te coge de los brazos y le dice a tu síndrome: “¡sal del cuerpo de mi mujer!”.

8. Piensa en la primera foto con tu bebé. Y no te flipes con cambios de look durante el embarazo. Odio cómo salgo en la foto del hospital. No me veo cara de madre radiante de felicidad. Me corté el pelo muy corto durante el embarazo, para estar más cómoda y tal… ¡Con lo fácil que hubiera sido haberme hecho un moñete!

9. Si no te ceden el asiento en el metro, que no lo harán, reclámalo tú. Es un derecho y por eso hay determinados asientos asignados para personas mayores, con muletas, embarazadas o que vayan con niños. Te plantas delante del asiento en cuestión y, muy educadamente, dices: “¿me permite que utilice el asiento reservado?”. Y punto.

10. Vas a ser la persona más feliz del mundo. Y tu bebé, el más guapo. Y lo sabes.

Anuncios

Cumplesemana: Semana 32

Tiempo de embarazo: 32 semanas…..

 

giphy

 

Pero… ¿qué está pasando? Madre mía, podría decir que no me estoy enterando casi del embarazo. ¡Se me están pasando las semanas a toda máquina! En fin, me han dicho varias veces que el último mes es el que se hace más largo… veremos qué ocurre más adelante, pero de momento no tengo la sensación de estar atrapada en el tiempo.

Peso: ¿Es posible que haya perdido algo de peso? 58 kg esta mañana y 102 cm. de contorno de barriga.

Ropa que utilizo: Maternidad de Asos, H&M, herencia de mi hermana, cosas mías de “normal” que no me importa que cedan.

Cómo duermo: os vengo contando desde hace unas semanas que duermo poco y mal. Bueno, pues ¡esto ha cambiado! Oleee, vivaaaaa! No duermo 100% del tirón, pero duermo más cómoda y más horas seguidas. ¿Por qué? Pues me obligo a cenar pronto (como muy tarde ceno a las 21:30), esto me permite hacer más digestión antes de meterme en la cama. Además, espero a tener sueño de verdad y no me meto pensando en que TENGO que dormir, que es cuando das vueltas una y otra vez y no pegas ojo. Total, que llego ya a la cama sobada perdida  con bastante sueño. A esto hay que añadirle que he sacado el cojín de maternidad de la cama y lo he sustituido por 2 cojines más pequeños y, sobre todo, más finos. Últimamente me estaba molestando la altura del cojín de Jané y no sabía ya cómo ponérmelo. Ahora, me pongo un par de cojines alargados y blandos a cada lado: uno en la espalda (para evitar girarme y mantener la postura de lado) y otro debajo de la barriga (para que quede bien sujeta). Y otra cosa más: hemos quitado ya el nórdico y dormirmos con un edredón más liviano. Sin el peso del nórdico (el nuestro pesaba lo suyo) estoy más ligera.

Compras: Nosotros ninguna. Mis padres ya me han comprado la bolsa que llevaremos al hospital, jijijiji 🙂

Humor: Creo que muy bueno. Tengo ya muchas ganas de ver a nuestro bollito. Este viernes tenemos ginecólogo y ya nos toca la eco del tercer trimestre, así que estamos ansiosos por verle. En mi gine solemos verle en eco normal y luego nos ponen un ratito de 4D. Ahora, que se supone que el bebé está cogiendo más grasa y más peso, estará más formado así que tengo mucha pero mucha curiosidad por verle la carita 🙂

Además, el porcentaje de miedo que tengo respecto al parto está perdiendo fuerza respecto al porcentaje de ganas que me están entrando. No sé cómo saldrá; no sé si tendré un parto bueno o malo, ni cómo será mi recuperación. Pero la verdad es que ya tengo ganas de enfrentarme a ese momento. Como cuando estudias mucho para un examen y dices: “venga, lo quiero hacer ya y me lo quito de encima”. Pues más o menos así.

Lo mejor de esta semana: Ser conscientes de lo poco que va quedando. Ya está toda su ropita lavada y planchada y es todo tan raro… ver esas prendas diminutas colgadas del tendedero es surrealista. Y lo mejor es que en unos meses será algo tan cotidiano que solo pensar esto me arranca una sonrisa.

ropita

Qué echo de menos: Agacharme y levantarme sin marearme, atarme los cordones de las zapatillas, levantarme de la cama sin parecer un dinosaurio, el tinto de verano con chorrito de Martini…

Antojos: Ayer, durante la comida con mis compañeras de trabajo, nos pusimos a hablar de bollos (¿recordáis los triángulos de chocolate, los pepitos de azúcar y chocolate y los cuernos de chocolate?) y mi amiga Claudia y yo (ambas preñatis) no tuvimos más remedio que ir a ver si seguían en venta. No tenían, pero unas cuantas palmeritas de chocolate nos solucionaron el antojo.

Movimientos del bebé: Nuestro nene sigue con su flamenco, su kárate y sus volteretas. Se le nota un montón, incluso desde fuera, sin necesidad de tocarme la barriga. A veces solo tienes que mirarme la tripa y verás cómo se mueve como si hubiera un alien dentro deseando salir. Noto también muchos movimientos en la parte más baja, en la pelvis. No sé qué habrá encontrado por allí, ¿la salida? ¡Quieeeto!

 

Cumplesemana: Semana 27

Tiempo de embarazo: 27 semanas.

Peso: Sigo en 57 Kg. ¿Es posible que no haya variado mucho en las últimas semanas? Esto se lo tengo que preguntar a mi gine…

Qué ropa estoy utilizando: Mi ropa de premamá de H&M y de Asos, la prestada por mi hermana y algunas cosas de mi yo de antes que aún puedo seguir poniéndome.

Cómo duermo: Creo que mejor que otras semanas. Al principio de la noche necesito un cojín extra debajo del cuello porque me ahogo un poco, pero luego lo acabo tirando al suelo…

Ombligo hacia adentro o hacia afuera: Hacia afuera y acompañado de unos pelitos muy monos que espero se me caigan tras el embarazo.

Humor: En general, bueno. Estoy feliz 🙂 Aunque al comienzo de la semana fuimos a ver una guardería (sí, yo con mi bebé dentro y mirando ya guarderías…) y no nos gustó nada. Se nos cayó el alma a los pies y nos dejó muy tristes. Primero, porque objetivamente la guardería no estaba nada bien. Era muy pequeña y, para mi gusto, estaba poco cuidada. Segundo, porque realmente nos pusimos en situación y nos apenó mucho tener que dejar al peque allí, 7 u 8 horas sin nosotros y con apenas 6 meses…

Lo mejor de esta semana: Recibir este precioso regalo de mi amiga Claudia. ¡Nuestro peque ya tiene su traje de superhéroe!

la foto (2)

Compras: He hecho algunas compritas para el bollito en H&m. Ay qué emoción. ¡Es lo primero que le compra su mamá!

Un conjuntito de body+pantalón+gorrito muy gracioso.

la foto 1

Un pack de 2 baberos muy modernos y molones.

la foto 2

También le he comprado una mantita con dibujitos graciosos.

hmprodY yo me he comprado la faja de embarazo de Mothercare. Estoy muy contenta con ella, aunque he de decir que ayer estuve un poco incómoda al final del día por estar muchas horas sentada … Claro, se acaba doblando un poco y molesta. 

la foto 3

Qué echo de menos: Una caña con limón fresquita y grande. Esto creo que lo voy a ir poniendo en marcha con cerveza 0%.

Movimientos del bebé: Muchos. Aunque ha habido días que ha estado más tranquilito y claro, cómo no, mosquea. A ver, si el tío se pasa las horas dándome mamporros una se queda preocupada cuando le nota menos… Además creo que estoy teniendo las contracciones de Braxton Hicks, aunque sinceramente no sé si las identifico bien. A veces se me pone la tripa muy dura, como si tuviera una piedra justo donde tengo el obligo. Otras veces tengo como “espasmos” en la zona del pubis… ¿Son así estas contracciones? En fin, preguntaré también a mi gine.

Antojos:  Pizza. El otro día, cuando salí de pilates, llamé a Gafapapá para que me fuera encargando una. Al llegar a casa me esperaba calentita y rica 🙂 Ñam!

No olvidar: Sus movimientos dentro de mí. Me siguen flipando cada semana más.

Cumplesemana: Semana 26

Tiempo de embarazo: 26 semanas.

Peso: 57 Kg. (Llevo ganados unos 7 kilos en total).

Qué ropa estoy utilizando: La misma que en la semana 25. Además, me he comprado en ASOS varias camisetas de la colección Maternity que me encantan!! Dos en manga corta y una de manga larga muy ponibles y modernas. ¡Basta ya de ver cosas oscuras y feas para mujeres tan bellas como nosotras!

asos

Cómo duermo: Sigo con mi cojín de maternidad 4 etapas de Jané y he incorporado una almohada más bajo mi cabeza, porque me ahogo un poco al estar completamente tumbada… Estoy teniendo algunas pesadillas y sueños raros relacionados con la maternidad y con mi bebé. El otro día soñé que paría a una especie de anguila con dientes afilados y todo el mundo me decía que por qué me extrañaba, que así era la maternidad!!! Y yo flipando, claro, porque nadie me había dicho que el bebé, antes de ser esa cosita rosada y preciosa, era una anguila con dientes!!!

Ombligo hacia adentro o hacia afuera: Pues prácticamente está hacia afuera. La barriguita me ha crecido un poquito (me mide 98 cm de contorno) y la noto más tirante y más llena.

Humor: Bueno en general. Irritable en las últimas horas. ¿Por qué? Por la tortilla de hormonas, supongo. Me agobio con cosas y me sale enfadarme. Pero al rato pienso que es por lo que es y trato de relativizar. ¿Esto es normal, no? No me gusta estar irritable.

Lo mejor de esta semana: Estar mirando guarderías. A ver, por un lado esto me “estresa” un poco, pero en realidad me encanta estar ya en este punto porque significa que queda menos para ver, morder, besuquear y achuchar a nuestro bollito. La parte menos bonita de esto es que con unos 4 mesecillos le vamos a tener que dejar en una guarde… pero es lo que hay. Ojalá no fuera así, pero otra cosa no podemos hacer. Además, seguro que va a estar bien cuidado y bien rodeado de otros nenes y nenas como él.

Compras: Las camisetas de Asos.

Qué echo de menos: Sigo echando en falta las hamburguesas al punto. También echo de menos la flexibilidad que tenía sin tripa, jajaja! me agachaba y tocaba los pies sin esfuerzo y ahora parezco un pato mareao!

Movimientos del bebé: ¡Un montón! Además, he leído que en este momento del embarazo, el bebé ya puede abrir sus ojos y puede reaccionar ante la luz que le llegue de fuera, así como a algunos sonidos. Me gusta cuando a veces reacciona y le noto. El otro día pasó mientras me duchaba nada más levantarme. Imagino que de repente la luz y el sonido del agua le despertarían, y me dio unas pocas pataditas de “buenos días” 🙂

pasta

Antojos: Creo que esta semana no he tenido ganas especiales por algo concreto.  El que quiera comer pasta a todas horas no lo considero un antojo porque ya me pasaba antes de estar embarazada. ¡Me encanta la pasta!

No olvidar: Que si me levanto de mal café, se puede solucionar con una sonrisa.