Mi baja por maternidad llega a su fin

Sí, así es. Después de las 16 semanas estipuladas por ley, los 15 días de lactancia y mis días de vacaciones, he de decir adiós a mi baja. Y con mucha pena. Porque la he disfrutado mucho. Muchísimo. Cada día, cada minuto. Sí, con altibajos. Con momentos de “¿Me dejará dormir esta cosita en algún momento?”. O de “¿Cuándo me volveré a pintar las uñas?”… Con todo, repetiría cada segundo.

Repetiría los amaneceres, tranquilos, divertidos, cuando, si no estaba ya en la cama conmigo, le tumbaba a mi lado, le hacía pedorretas, le llenaba de besos la cara y él me la babeaba a mí. Y se reía con su boca bien abierta y redondita. Y nos pasábamos un buen rato ahí tirados. Repetiría los paseos por nuestro barrio, con mi nene mirándome desde su capazo, primero, y desde la silla después. Y yo haciendo el tonto (qué pensarán de mi en el barrio, oiga). Caminando sin mirar dónde pisaba y haciendo muecas para arrancar, de nuevo, otras mil sonrisas. Repetiría nuestros juegos en la hamaca, en el parque, en nuestra cama. Las siestas cuerpo con cuerpo. Los paseos de la tarde, ya con Gafapapá, con más sonrisas, con palabras en francés, con las cachillas del nene al aire, en verano, y el forro polar ya estos últimos días. Bajamaternal

Mañana se abre una nueva etapa. Comienzo de nuevo a trabajar y se me va a hacer raro, o eso creo. De repente, vuelvo a estar sola. Sola en el sentido más físico de la palabra. Porque después de 1 año y 2 meses con mi bollito (9 meses dentro de mí, 5 de baja maternal) me adentro, de nuevo, en la gran masa ya sin él. Seguro que todas me comprenderéis. El vínculo es tan especial y tan intenso que se hace muy raro (y muy difícil) no tener a esa parte de ti en la misma habitación o en la misma casa.

No quiero aferrarme a esta idea. No quiero no saber cómo avanzar. Creo que voy a poder hacerlo, porque así es la vida, así son las cosas y así es como, por ahora, tiene que ser. Y es ley de vida. Solo quiero dejar aquí plasmados mis sentimientos, ahora que termina mi baja, para recordarlos siempre y estar orgullosa de haber aprovechado cada día con mi niño. Ha sido un periodo muy bonito de mi vida que siempre recordaré con cariño, con una enorme sonrisa en la cara y también con alguna lágrima de emoción.

Agradezco enormemente a Gafapapá, a la vida, a la Naturaleza y/o a quien proceda que haya podido vivir este momento TAN especial en mi vida. GRACIAS.

Anuncios

Bebés y bilingüismo: ¿lo conseguiremos?

Como ser padre primerizo no es suficiente marr… reto, vengo con un añadido: quiero “contagiarle” el bilingüismo al niño.

Me explico: yo aprendí de niño tanto francés como español. Creo que es el mayor regalo que se puede hacer a alguien porque te ves con 7 años hablando dos idiomas con acento perfecto… y sin esfuerzo. Y además dicen que ayuda a aprender más idiomas. Yo no lo sé porque no puedo compararme con lo que yo hubiera sido sin ser bilingüe. Pero es cierto que ahora me expreso en inglés cuando es necesario.

Pero, ¿cómo traspasar todo eso al niño? Tengo que decir que fue casi la única cosa con la que decidí ponerme serio en la fase de embarazo. Tenía que saber lo suficiente sobre este aspecto antes de que naciera. Pero, ¿cómo?

By MPD01605 (Flickr)

By MPD01605 (Flickr)

Y es por cosas así por lo que me encanta Internet. Imaginad tener una duda como la mía, estar intentando trazar un plan, y contar con la ayuda de lingüistas de la Universidad de Leeds (Reino Unido), la de Hamburgo (Alemania), la de Suráfrica y la de Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México), además de una lingüista y madre de niños multilingües que ahora se dedica a la consultoría independiente sobre estas cuestiones. Todos ellos ofreciendo opiniones desinteresadas sobre mi caso en concreto. Bueno, lo conseguí gracias a un poco de búsqueda online, a un foro de lingüistas y a la maravillosa gente que sigue compartiendo conocimiento en la Red.

Sí tenía claro que, como no tenía mucho tiempo, libros me leería sólo uno, el que pareciera más un manual práctico para no iniciados y con ideas realistas para el día a día. Mi elección fue Be Bilingual – Practical Ideas for Multilingual Families, de Annika Bourgnone, que también mantiene una web al respecto. (Nota: no sé si existe en otros idiomas). Era justo lo que buscaba, hasta el punto de que si buscáis ese libro podréis leer la primera recomendación que jamás he escrito en Amazon. Lo merecía tanto el texto como la respuesta de la autora, que respondió amablemente a algunas de mis dudas más concretas.

Otra persona que ha sido un importante contacto y cuyo blog está lleno de información relevante es Madalena Cruz Ferreira.

Sé que son recursos buenos. No sé si nosotros conseguiremos el resultado esperado, porque obviamente el día a día de criar un bebé tiene poco que ver con un sesudo plan plasmado en la frialdad de la espera. Pero me gustaría, y es el objetivo, que él hable y entienda de nacimiento los tres idiomas en que su padre se maneja.

Por ahora, yo le hablo en francés y su madre en castellano. ¿Se hace raro? Sí: yo hacía años que no manejaba el francés a diario. Se me han olvidado algunas palabras y en ocasiones me veo buscando en Wordreference para desatascar una frase. Y eso que el niño ni me entiende ni me replica.

Varias verdades que había leído y que ahora puedo confirmar, por si hay en la sala un futuro papi con una situación parecida:

  • Sí, necesitas un plan. Criar a un bilingüe requiere compromiso, trabajo, y decisiones. No sale sobre la marcha.
  • Sí, a veces es raro. Ser consistente en usar un idioma con tu hijo incluye forzarte a hablarle en ese idioma delante de gente que no lo entiende, por ejemplo, lo cual puede ser violento. O tener que esforzarte en decir algo en la lengua A cuando te sale más natural en la B.
  • Sí, en cuanto pasan unas semanas resulta más natural de lo que esperabas. Al menos a mí me saldría muy raro hablarle a mi hijo en español. La lengua francesa se ha convertido en un territorio que compartimos.
  • Sí, también es útil para ti. Yo, por ejemplo, estoy recuperando mi nivel de francés, oxidado por años de poco uso. Sólo por hablarle en voz alta. Ni me imagino lo que me va a ayudar cuando él responda y tengamos conversaciones.

Así que si estáis pensándolo, echad un vistazo a esos recursos que os cito y ánimo. Yo, por mi parte, ya os iré contando cómo sale todo…

Productos que más utilizo como mami

En estos primeros 4 meses como mami que soy, llevo utilizando una serie de productos con los que me apaño estupendamente. Seguramente, a medida que pase el tiempo, vaya utilizando otros y/o deje de utilizar algunos de los que aquí os voy a comentar. Me viene bien dejar constancia de ello por si me quedo embarazada en un futuro o por si alguien me pregunta alguna vez.

Discos absorventes Chicco: Es el básico por excelencia en mi día a día. He probado los discos de Mothercare y los de Avent, pero sin duda me quedo con los de Chicco. ¿Por qué? Porque son los que mejor se adaptan al pecho sin que se noten muchas marcas; no te deja sensación de “tengo un pedazo de algodón puesto ahí” como me ocurrió con los de Mothercare. También por su precio. El pack de 60 cuesta poco más de 7 euros (¡ojo porque de una farmacia a otra puede haber una diferencia de hasta 3 euros!). Y muchas veces me viene con regalo de un mini pack de 30 unidades más. Un acierto total.

Discos chicco

Crema Purelan 100, de Medela: Afortunadamente no he tenido ningún problema por la lactancia. Ni una grieta ni nada. Eso que me llevo del aprendizaje de la “semana horribilis” en la UCI… pero eso es otra historia. Al tema. Utilizo esta crema pese a no tener heridas, simplemente por evitar sequedad. También nos ha resultado útil el primer mes de vida de mi bollito, cuando le salió una especie de callo en el labio debido a la succión. Un poquito de Purelán le suavizó inmediatamente.

purelan_frontal

Reafirmante Post Parto Trofolastín: Durante el embarazo utilicé la crema anti-estrías de esta marca y no me gustó tanto como me gusta ahora la reafirmante. El olor era un poco fuerte y algo desagradable. Pero la reafirmante no huele nada mal y los resultados están siendo buenos. A ver, la crema milagrosa no es, tampoco creo que lo sea ninguna en este caso… A mí lo que me falta es un poco de movimiento, de tonificación, de cardio… He recuperado mi peso anterior al embarazo, lo que estoy es un poco “flu-fli”.

trofolastin

Hidratante Nivea Soft para el cuerpo: Uy, a mí esta cremita ya me encantaba de siempre. Es tan fresquita y agradable que no dejo de utilizarla. A veces me la pongo también en la cara ya que no es nada grasa. Se absorve enseguida y huele bien.

nivea

Hidratante para cara Hydrance Optimale UV ligera, de Avene: Pues igual que en el caso anterior, esta crema ya la utilizaba antes de estar embarazada y siempre me ha gustado mucho. No deja la piel nada grasa y encima protege del sol. Además, muy útil para evitar manchitas en la piel durante el embarazo.

hydrance-optimale-ligera-uv

Contorno de ojos Idéalia de Vichy: Bueno, bueno, bueno… Ésta ha sido mi última adquisición. 100% recomendable para las noches interrumpidas por tomas, por caídas de chupete, por cacas descomunales que atraviesan el pañal como su sonido en tus tímpanos…. Es ponerse un poco de este contorno y desaparecen las ojeras de mapache. ¡Un gran descubrimiento!

VP17762_rec_main

 

Y vosotr@s ¿Qué es lo que mejor os funciona como mamis/papis?

 

 

 

 

 

¿Dónde está mi suelo pélvico?

Se busca, ofrezco recompensa, ¡jejeje!

Ahora en serio. Quizá vosotras, madres experimentadas, penséis que soy una dramas y que exagero. O que esto era así y que cómo es que no lo sabía. O que de qué estoy hablando si vosotras lo tenéis todo muy bien colocado… No sé, el caso es que hace 4 meses que nació mi bollito y mi suelo pélvico parece que se ha ido de vacaciones (o para siempre… ay, espero que no).

giphy

Resulta que la semana pasada empecé Pilates y me di cuenta (y la profesora también) de que tengo el suelo pélvico más flojete que Espinete. No aguanto bien la contracción. Cuando digo bien, me refiero a mucho tiempo. Aunque sí que tengo bien localizada la zona que tengo que contraer, me cuesta bastante más que antes. Claro, he sido madre y por ahí ha pasado lo que ha pasado… pero pensaba que a estas alturas estaría más recuperada.

He ido a que me miren y parece que todo es normal y que solo tengo que ejercitar más la zona con los Kegel y algo de hipopresivos. Así que ¡me tengo que poner seria con esto!

Y vosotras, ¿cuánto tardasteis en recuperar vuestro suelo pélvico?

Así, sí se puede

Entrada rápida dejar reflejado algo que acabo de leer en la revista Ser Padres y que ha llamado mi atención. Se trata del documento “Por un Portugal amigo de los niños, de la familia y de la natalidad (2015-2035)” que recoge las medidas que se plantea poner en marcha el país vecino para mejorar su tasa de natalidad. Dicho informe recoge los siguientes objetivos:

  • Beneficiar a las empresas que contraten a embarazadas, madres y padres con hijos (hasta los 3 años).
  • Recibir el sueldo completo tras la baja maternal y durante 1 año, a pesar de tener una jornada reducida.
  • Deducción en la declaración de la renta de los abuelos que corran con los gastos de educación y sanidad de sus nietos.
  • Tarifas familiares de agua, limpieza y basuras o transporte público, entre otras.
  • Reducción del Impuesto Municipal sobre Bienes Inmuebles según el número de miembros de la familia.
  • Revisión de los costes y horarios de las guarderías.

Cuando lo he leído se me ha venido a la cabeza la siguiente palabra: “Olé”.

Bien es cierto que el país no goza de su mejor momento económico, pero el documento, presentado por una comisión de expertos a petición del Partido Social Demócrata, se plantea como “una cuestión de verdadero interés nacional” por lo que se pide la implicación de todos los partidos políticos y del conjunto de la sociedad.

Ganas dan de cruzar la frontera…

Escapada a Logroño con bollito

Estas vacaciones han sido muy tranquilitas. Del bochornoso calor del Mediterráneo pasamos al gélido clima del norte en cuestión de kilómetros, tomas, cambios de pañal y muchas horas de sueño (del peque claro). Y antes de dar por finalizadas nuestras vacaciones, decidimos pasar por Logroño ya que pillaba a mitad de camino y aún no la conocíamos.

Nos alojamos en el hotel AC La Rioja by Marriott, situado a escasos 15 minutos andando del casco histórico de Logroño. Hemos de decir que un 10 para este hotel. Les pedí cuna en la reserva telefónica y no solo nos pusieron cuna sino que además nos dejaron una mini bañerita para poder asear a nuestro bollito.

Image

Image (1)Veréis que la cuna tampoco es que fuera lo último en diseño… pero oye, su servicio hizo y tanto el colchón como las sábanas y mantita que pusieron estaban muy bien. Lo de la bañerita nos encantó porque bañar a nuestro gordito en los lavabos modernos de cristal y con poco fondo… como que no.

En cuanto a nuestros paseos por la ciudad, Logroño se puede patear tranquilamente con un carrito. Las aceras son amplias y no nos encontramos con muchas escaleras. Incluso en el casco histórico. Eso sí, ir a la Calle del Laurel en hora punta de pinchos con tu cochecito puede ser un pelín agobiante por la cantidad de gente que se concentra y el reducido espacio. Pero merece la pena si os apetece.