Clases de preparación al parto: ¿Cómo respirar?

Una mujer rompe escandalosamente aguas y acude corriendo al hospital. En el trayecto no deja de respirar violentamente y gritar con cada contracción. En el hospital, la mujer sigue gritando, sudando e hiperventilando como si no hubiera un mañana. Por supuesto, va directamente a empujar nada más entrar por la puerta del centro. La siguiente imagen es un primer plano de su cara roja como un tomate y en clara respiración de apnea (aguantando el aire dentro y empujar sin soltarlo). El bebé llora a los pocos segundos. 

Esto es lo que hemos visto en la mayoría de las películas y series de televisión. Pero la realidad, según cuentan, es bien diferente. Empezando por la respiración.

Y es que una de las principales dudas que yo creo que tenemos todos los primerizos es la de cómo respirar adecuadamente durante la dilatación y el parto. ¿Se hace de la misma manera?, ¿se puede controlar?, ¿te sale sola?… Esto es lo que hemos visto en un par de clases de preparación al parto y es un tema que he tratado y practicado en mis clases de pilates para embarazadas.

Yo aquí veo dos corrientes: la de la fisioterapeuta y la de la matrona o médico.

La fisioterapeuta nos habla de una respiración clave: la abdominal. Es la que consiste en tomar el aire por la nariz e hinchar el abdomen y no el pecho, de manera que cuando exhalamos vaciamos por la boca el aire que hemos acumulado en el abdomen. ¿Qué conseguimos con esto? Por un lado, es como mejor nos oxigenamos nosotras y como mejor se oxigena el peque. Esto nos viene bien durante todo el embarazo pero también en la dilatación y en el expulsivo. En este último momento, si además metemos el ombligo hacia adentro tanto al inhalar como al exhalar ayudamos a empujar al peque hacia el exterior. Además, otra de las ventajas de practicar esta respiración es que nuestro suelo pélvico sufrirá menos.

La fisio nos recomendó que olvidásemos todas las respiraciones de las que hemos oído hablar y memorizásemos solamente esta. Nada de cortar la respiración para hacer fuerza al empujar (apnea) ya que con esto lo que se consigue es que el peque baje durante el pujo pero suba inmediatamente después… lo que aumenta las posibilidades de instrumentalizar el parto con ventosas, fórceps, etc. Tampoco nos recomendó los jadeos ni lo de soltar el aire en diferentes tiempos. Con ninguna de estas dos opciones oxigenas adecuadamente el cuerpo y no ayudan contra el dolor. En definitiva: respiración abdominal a tope.

La matrona nos habla de varios tipos de respiraciones, cada una para un momento del parto. Durante la dilatación podemos practicar la respiración sincrónica (o abdominal), que será relajada y profunda; también la respiración soplante, que realizaremos con cada contracción y que consiste en coger aire, llenar el abdomen y soltar el aire en 4 veces. Por último está la respiración jadeante, que utilizaremos solo en el expulsivo y que sirve para que la cabecita del bebé salga despacio y no de golpe. Además, añadió que en el expulsivo lo más “efectivo” es la apnea porque, según ella, es como más fuerza se hace para empujar al bebé. Lo que no se comentó aquí fue lo de que luego el bebé sube hacia arriba y tampoco que nuestro suelo pélvico pueda sufrir más o menos.

Entonces ¿con cuál nos quedamos? Yo tengo mi teoría, pero claro, luego la realidad puede ser otra bien distinta y todo lo que tengo pensado puede irse al traste. Llevo yendo a pilates para embarazadas desde la semana 21 y desde el principio (y para todos los ejercicios) he practicado la respiración abdominal. He de decir que me gusta mucho este tipo de respiración y que la practico con mucha frecuencia incluso cuando no hago pilates. Me relaja y me siento mejor y esto imagino que también beneficia al peque. Por lo tanto, trataré de trabajar con esta respiración en el momento del parto. Y si las cosas no salieran como tienen que salir o esta respiración no fuera tan efectiva como me imaginaba, haré lo que me mande la matrona.

Y vosotras ¿qué respiraciones estáis practicando?. Las que ya habéis sido madres ¿cómo os fue este tema en el momento del parto?

 

Anuncios

16 comentarios en “Clases de preparación al parto: ¿Cómo respirar?

  1. Pues ya esta, si la abdominal te funciona para relajarte, prueba con ella, si ves que no te funciona, pues lo que te vaya diciendo la matrona.
    Si luego es ir viendo cómo evoluciona todo.

  2. A nosotros la matrona solo nos ha enseñado la respiración abdominal. Supongo que si te enseñan muchos tipos de respiración, entre los nervios y el dolor al final no hacemos nada…A si que yo como tú, solo haré la abdominal.
    Besitos!!

    • Claro, cuando te toque ya te irán enseñando diferentes tipos y ya las irás practicando. Al final imagino que es la que más automatizada tengas porque ese día con los nervios no sé si estaremos como para pensar mucho, jejejeje! Besos!

      • Bueno, tengo muchas amigas que me han dicho que es importante controlar, que si controlas los dolores de regla, controlas el parto… Y contaré mi propia experiencia

  3. A ver, yo te cuento mi experiencia… Yo dilaté bastante ràpido y la verdad es que no recuerdo contracciones fuertes, pero cuando venian tampoco me acordaba de respirar como me enseñaron, y en el momento del parto me pasó igual. Asi que creo q la naturaleza es sabia y el cuerpo sabe, si no perdemos los nervios, como respirar en cada caso.
    Yo te aconsejo que te relajes y disfrutes. Es una experiencia única y aunque ahora no me creas, no

  4. Yo la verdad es que ya no me acuerdo de nada, tengo memoria tipo Dori. En las clases de preparación nos explicaron el tema de las respiraciones con mucho detalle, pero luego como fue una cesárea y no llegué a ponerlas en práctica se me borraron de la mente… qué vergüenza…

    • Jajaja, me encanta eso de la memoria tipo Dori, jeje. Alguna vez he pensado eso, que igual si me hacen cesárea ni tengo que ponerlas en práctica. Aunque si así fuera, supongo que habrá que practicar una respiración como de relajación para controlar los nervios en ese preciso momento… o se pasa rápido?

      • A mi se me pasó rapidísimo! A las diez me dijeron que me hacían la cesárea, a las 10.17 nació Redondo y a las 10.35 ya estaba yo en la habitación con mi niño en la teta. En mi caso fue un visto y no visto, pero supongo que no siempre será así 🙂

  5. Las respiraciones fue lo único que pude seguir al pie de la letra, y la verdad es que así no perdí los nervios ni el control de la situación pese a la ineficacia de la anestesia y lo doloroso de las contracciones provocadas por la oxitocina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s