Madrid Mocos Mystery

3027670059_7b83ec580e_m¿Puede un embarazo devolverte a la Edad Media? Sí, puede. Hace un par de semanas estuvimos retrocediendo en el tiempo hasta aproximadamente el siglo XVI, y menos mal que la cosa terminó ahí porque se mascaba la tragedia. Más aún, se olisqueaba la tragedia. Y la tragedia, a veces, huele a ensalada.

Uno de los efectos colaterales del embarazo de Gafamamá es que no puede tomar muchos medicamentos. Así que en pleno resfriado con tos nos hemos volcado en los remedios naturales, incluso animados por la médico de cabecera. Infusión tibia de agua con miel y limón, vahos de agua con sal, y dormir con una cebolla troceada en la habitación.

Resultado: varios días durmiendo con olor como a guiso en fase de preparación, soñando con ser acunado por un sofrito y temiendo haber sido capturado por un loco concursante de MasterChef.

La tos, por su parte, siguió a lo suyo. Me vi al borde de explicarle a Gafamamá cómo algunas personas recomiendan tomar un jarabe que va soltando la cebolla al cabo de las horas cuando se la mezcla con nosequé. Para entendernos, una jugada tan sensata como mear en la tumba del caniche de Chuck Norris.

6777240320_c3983be340_m

Así debemos rendir pleitesía a El Humidificador.

Finalmente nos salvó El Humidificador. Al que desde entonces reverencio y obedezco con fanática paz de espíritu.

Bueno, nos ayudó también un jarabe y el paso del tiempo. Pero eso no lo comento mucho en presencia de El Humidificador. Podría enfurecerse.

Espero que el resto del invierno pase sin más sobresaltos de este tipo. Aún acumulo sueño atrasado de esta peripecia. Y se supone que de eso de dormir hay que disfrutar a-ho-ra.

Anuncios

5 comentarios en “Madrid Mocos Mystery

  1. Con esto de que estando embarazadas no podemos tomar nada nos toca recurrir a remedios naturales… de todos modos, vete apuntando porque lo de la cebolla seguro que lo utilizarás con el bebé, asique ese olor que comentas no será la primera vez que lo huelas…

    Me quedo por aquí, voy a cotillear un rato

  2. ¡Gracias por pasarte! He oído lo de la cebolla como remedio para los niños también. Qué remedio, haremos un gazpacho terapéutico en la habitación si es preciso, pero confío mucho en El Humidificador.

  3. Jajaja veo que habéis hecho del humidificador vuestro gran aliado!
    Es cierto, lo de la cebolla es un remedio horroroso olorosamente hablando.
    Me alegra que haya pasado el temporal, espero que sea el último 😉

    • ¡Nos encanta el humidificador! Ahora lo ponemos bastante e incluso por la noche lo programamos para que funcione durante unas horas. Claramente respiramos mejor. Además, con la calefacción central de nuestra casa, el ambiente es muy seco, así que es bueno que lo utilicemos aunque no estemos acatarrados precisamente para evitarlo. ¡Gafapapá me ha regalado uno mini para la oficina y todo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s